Hola, amigos. Que Dios les esté bendiciendo ricamente. Quiero compartir dos consejos que encontramos en la Palabra de Dios.

1) Es que cambiemos la ceguera espiritual por la vista espiritual. Esto se encuentra en la Biblia en Apocalipsis 3:18, y me habla de lo que viven muchos jóvenes y adolescentes en esta época que vivimos. El Señor, en Apocalipsis 3:19 nos dice: "..Unge tus ojos con colirio para que veas.." En el Capítulo 9 de Juan encontramos una historia de un ciego que clamó a Jesús para que le diese la vista.

Jesús ungió los ojos de aquel que había sido ciego de nacimiento. El se lavó en el estanque de Siloé y volvió con la vista perfecta haciendo que el templo y las calles de Jerusalén resonaran con "alegría" por la bendición que había recibido.

Jesús quiere darte la vista, porque si estamos ciegos a la vida que nos es dada por la muerte y resurrección de Jesús, Cristo puede restaurarla. ¡El quiere abrir nuestros ojos! Algunos, quizá por orgullo o autosuficiencia, podemos estar ciegos a la obra misionera, a la oración, al perdón, al servicio, a los valores morales, a la Palabra. Pero Cristo "es la luz del mundo" y él tiene poder para darnos esa vida espiritual.

2) El segundo consejo es el arrepentimiento. En Apocalipsis 3:19 Jesús declara: "..Se pues celoso y arrepiéntete..". El llamado al arrepentimiento, a cambiar, demanda una respuesta inmediata y completa. ¡Es urgente! Nuestros corazones son bendecidos cuando hacemos la confesión de Isaías, Job, Habacuc, de Simón Pedro. Todos ellos experimentaron el arrepentimiento y la gloria de Dios llenó sus vidas. ¿Alguno de nosotros se atrevería a preguntar si necesitamos arrepentirnos? Cantemos juntos: "..Abre mis ojos oh, Cristo, abre mis ojos te pido, YO QUIERO VERTE.." Amén. Un abrazo para todos.

Caly Muñoz (MCyM de Banfield)