Recomendados

 
 
 

Radios

 

Compartimos con nuestros amigos el impactante testimonio de Eliseo Castro, quién estuvo al borde de la muerte, pero el Dios de milagros lo levantó, y ahora le da honra y gloria a su Señor, por el favor recibido. ¡Dios es bueno!"EL DIOS DE MILAGROS ME ALCANZO"  "..Me llamo Eliseo Osvaldo Castro y tengo 22 años de edad. Soy hijo de Juan José y Norma, Pastores desde hace 24 años en la iglesia de Pigué, Provincia de Buenos Aires. Al volver de la Convención "Hebrón 2009", contento y dando gracias a Dios por todo lo recibido, no sabía que me iba a tocar pasar por una experiencia tan difícil para mí, para mis padres, para mi hermana Eunice y para el grupo de la casa (discipulado).

El día 27 de Marzo comencé a sentir un fuerte dolor en el abdomen y al otro día me llevan urgente al Hospital Udaondo (Capital Federal - Bs. As). Allí me dejaron internado y el día 2 de Abril me operaron de urgencia sin saber lo que encontrarían. La operación duró dos horas, me sacaron 1,40 mts de intestino delgado, quedando yo luego en terapia intensiva con asistencia respiratoria mecánica hasta el 13 de Mayo. Cada dos días, me llevaban al quirófano para realizarme un lavaje intestinal, ya que la infección era muy grande y se había extendido a otras partes.

Los médicos les dijeron a mis padres que solo tenía un 30% de posibilidades de sobrevivir, ya que se trataba de una peritonitis fecal, sin lugar a dudas la más grave e infecciosa de todas. A pesar de todo esto, la mano del Señor sostenía mi vida y la de mis padres, los que nunca se movieron de mi lado. Aunque todo este tiempo estuve en lo que se conoce como “estado de coma” y muy grave, EL DIOS DE MILAGROS ME ALCANZO. Cada día el parte médico no era agradable, era muy difícil combatir los virus que ocupaban partes importantes de mi organismo. Dependía absolutamente de la misericordia del Señor y de su voluntad, sin las cuales no estaría hoy escribiendo estas líneas.

Una palabra que sostuvo a mis padres fue la de Job, cuando le dice a su esposa: «..¿Recibiremos de Dios el bien, y el mal no lo recibiremos?..» (Job 2:10), junto con las promesas que Dios sobre mi vida y mi nuestra familia. Estuve en terapia intensiva hasta el 21 de Mayo, día en que fui pasado a piso, pesando solamente 45 kilos. Hoy por la gracia del Señor, peso 62 kilos y me siento bien, ya repuesto y doy tantas gracias a Dios por eso. Todo este tiempo que me tocó vivir fue muy difícil, pero sirvió para aumentar mi fe y confianza en este Dios maravilloso que tenemos. Además, pude darme cuenta que si el Señor me devuelve la vida, es para servirle y eso es lo que estoy haciendo con fuerzas renovadas.

El 8 de Junio, me dieron el alta, fue una enorme alegría y hubo lágrimas de agradecimiento al Dios todopoderoso, dador de la vida, ya que varios siervos del Señor cuando fueron a orar a la sala de terapia intensiva por mi vida, me vieron como muerto, y ahora puedo exclamar: ¡Lo que ha hecho Dios! Aún falta el último paso, que es la reconstrucción del tránsito intestinal (Ya que tengo una ileostomía). Ruego sus oraciones para que Dios guíe a los cirujanos en todo y tengo la certeza de que el mismo Dios que estuvo a mi lado en momentos tan difíciles, así estará en esta próxima operación.

Quiero mediante estas líneas, agradecer a todos los Pastores y siervos del Señor, a sus hijos y congregaciones por sus oraciones, mensajes de texto, llamadas, todo ha sido de inmensa fortaleza y bendición para nosotros. Que Dios los bendiga en este año y les colme de las abundantes riquezas en gloria que tiene para cada uno. ¡Un abrazo en el Señor!.."

Eliseo Castro (Hijo de los Pastores Juan José y Norma Castro de la ciudad de Pigué)