Recomendados

 
 
 

Radios

 

Breve testimonio del pastor Jorge Fernández, a quién la otitis crónica no le impidió cumplir su llamamiento al ministerio. En la actualidad, atiende la iglesia, un comedor infantil, una escuela para adultos, hace programas de radio y TV, y escribe notas para tres diarios locales. Un ejemplo de fe.

Desde el año 1982, Jorge Fernández pastorea junto a su esposa, una pujante iglesia en la localidad de Rauch, en el interior de la Provincia de Buenos Aires, pero no todo fue fácil en la vida de este amigo y compañero en la causa. Desde niño tuvo problemas auditivos que afectaron su carácter e integración a la sociedad, sin embargo, hoy en día es un ejemplo de vida, de fe, y de servicio al prójimo cumpliendo su ministerio como pastor de la iglesia "Cristo es la Respuesta", ubicada en la calle Del Valle 174, de esa ciudad.

Fernández lleva adelante las habituales reuniones, (martes, jueves, sábados y domingos), pero también desarrolla una amplia tarea de misericordia cediendo las instalaciones de la iglesia para el comedor infantil "Emanuel" y una Escuela para adultos, que pertenece a la Dirección General de Cultura y Educación de la Provincia de Buenos Aires. Además, el pastor ha llenado la ciudad del evangelio predicando casa por casa, en lugares públicos y ha difundido por años el mensaje en programas de Cablevisión local, la radio FM 99.3 y escribiendo notas para los diarios locales "Alem", "La Palabra" y "La nueva verdad".

A propósito de los medios gráficos, en una nota publicada en el diario "La Palabra" el 11 de Noviembre de 2004, y con motivo de destacar la labor de aquellos que enseñan el lenguaje de señas, el pastor Fernández relató en forma muy breve sobre su batalla emocional contra la realidad de ser diferente, y el sentido de vida y superación que con la ayuda de Dios y del ministerio logró alcanzar. "..Desde niño sufrí de otitis crónica. Cada invierno era un constante supurar de mis oídos, provocando lógica perforación de los tímpanos y progresiva pérdida en el oir. Vivíamos con mis abuelos, lejos de la ciudad; sesenta años atrás tampoco existía la medicina actual. Recién a los dieciocho años se pudo cortar las constantes infecciones, pero quiero resaltar lo difícil que resultaba lograr relacionarme con mis compañeros en la primaria, aún con los maestros, pues me sentía desvalorizado e incompetente, sobre todo porque mantenía oculta mi falencia auditiva. Eso también afectaba mi carácter, era huidizo y triste. Hoy he logrado suplir con un audífono mi problema, y la vocación pastoral sanó viejas heridas del alma. Esa discapacidad no me permitió en esos años continuar mis estudios, sin embargo, puedo decir que así como una perla preciosa nace y se forma por una arenilla que se introduce en una "ostra", le provoca irritación y va segregando un líquido que la envuelve y con el tiempo va dando forma a una perla, el sentimiento de inferioridad auditiva fue formando en mí sentimientos de compasión y misericordia, por el dolor del prójimo. Resumo: Dios dice en Levítico 19:14 "..No maldecirás al sordo.." (no te burles) del sordo o mudo y "..delante del ciego no pondrás tropiezo.." Es hermoso el lenguaje de habla con las manos, porque aman con el corazón. Dios bendiga la tremenda labor de la escuela 501, también a todos los misericordiosos y a todo ser con capacidad diferente.." (Pastor Jorge Fernández, diario "La Palabra" de Rauch, 11-11-04).

Fernández y la congregación "Cristo es la Respuesta" activan continuamente el evangelismo en todos los frentes. Para los jóvenes se realizó recientemente un evento denominado "..Mi vida por tu vida.." que según el Pastor, sirvió "..para evangelizar por medio de estrategias (mimos, payasos, etc) a los jóvenes de nuestra ciudad.." En la parte comunitaria, además del comedor y la escuela para adultos, destacó que "..se brindó ayuda a los necesitados mediante un ropero comunitario, dedicado a la selección, reparación y distribución de vestimenta.."  Por último, resaltó que el ministerio carcelario no está olvidado por la iglesia y que se realizaron visitas "..a los penales de Olmos y Barker..". Dios bendiga a nuestros hermanos.

Por Daniel García (Servidor de Dios)