Quiero hablarles de un tema que estuve mirando en estos últimos días; y que la Palabra de Dios, nos desafía a predicarlo y a enseñarlo. El tema de la VENIDA DEL SEÑOR y LOS TIEMPOS DEL FIN. Estaba orando al Señor y entendí que tenía que predicarlo y compartirlo con todos ustedes. 
 
Un mensaje para predicarlo
Vivimos en un tiempo profético, en donde muchas profecías que hablan sobre los tiempos del fin y la segunda venida de nuestro Señor Jesucristo se están cumpliendo día tras día, semana tras semana, mes tras mes. Deseo que me acompañen a Daniel capítulo 12 y luego leemos el último capítulo de la Biblia, Apocalipsis capítulo 22. Comenzamos con el libro de Daniel. “..Pero tú Daniel, cierra las Palabras y sella el libro hasta el tiempo del fin, muchos correrán de aquí para allá y la ciencia se aumentará..” (1). Leemos Apocalipsis capítulo 22:10 al 12. Dice así la Palabra del Señor: “..Y me dijo: no selles las Palabras de la profecía de este libro porque el tiempo está cerca. El que es injusto sea injusto todavía y el que es inmundo sea inmundo todavía y el que es justo practique la justicia todavía y el que es santo santifíquese todavía. He aquí yo vengo pronto y mi galardón conmigo para recompensar a cada uno según sea su obra..”   

Fíjense que leímos sobre dos hombres de Dios; uno el profeta Daniel y otro el Apóstol Juan con dos revelaciones de parte de Dios. Una revelación al profeta Daniel sobre los tiempos del fin y una revelación al Apóstol Juan en aquel tremendo libro de Apocalipsis. Dos hombres, dos palabras, pero dos órdenes diferentes. Dios le dice a Daniel después de toda esa revelación: “..Sella el libro hasta el tiempo del fin..” Es decir, le da la orden de no predicar en ese tiempo esa revelación y esas palabras. Ahora nosotros sabemos que lo que Dios habló a Daniel es para este tiempo, pero al Apóstol Juan le dice: “..no selles las Palabras de este libro porque el tiempo está cerca..” Es decir, ¿Qué es lo que quiero decir en esta mañana? Que el mensaje del tiempo del fin, del arrebatamiento, de la segunda venida de nuestro Señor Jesucristo, no es para cerrarlo sino para abrirlo, no es para callarlo sino para predicarlo, no es para esconderlo sino para enseñarlo. ¡El tiempo está cerca! ¡Este mensaje hay que predicarlo! Y mucho más en este “Tiempo Profético” en donde se están cumpliendo tantas profecías que hablan de la segunda venida de Jesucristo. 
 

Un mensaje para santificación, justicia y esperanza
Un segundo propósito que encuentro en estas Palabras, es lo que el Ángel le dice al Apóstol Juan: “..el que es injusto sea injusto todavía, el que es inmundo sea inmundo todavía, el que es justo practique la justicia todavía y el que es santo santifíquese todavía..”, Es decir, encuentro un propósito en este mensaje que nos desafía, nos anima a santificación, a acercarnos a Dios, a que practiquemos la justicia todavía, a que busquemos a Dios de todo corazón en este tiempo.
 
Y encuentro un tercer propósito en estas Palabras. El ángel le dice a Juan: “..He aquí yo vengo pronto y mi galardón conmigo para recompensar a cada uno según sea su obra..” Hay un profundo mensaje de esperanza: ¡Cristo viene!, pero no viene con las manos vacías, sino dice: “..yo vengo pronto y mi galardón conmigo para recompensar a cada uno según sea su obra.." ¡Cristo viene! pero su galardón, su recompensa, su premio viene con Él. Mirando estas palabras me acordé de un antiguo coro que cantaba cuando tenía la edad de ustedes, y que lo habré escuchado miles de veces cantar en la Iglesia de Banfield, que dice: “..Ya viene la recompensa, ya no voy a llorar, tengo a Cristo en mi vida y con Cristo quiero escalar..” y después lo enganchábamos con otro que decía: “..Jerusalén que bonita eres, calles de oro, mar de cristal; Por esas calles, vamos a caminar, calles de oro, mar de cristal..” Toda mi infancia, mi adolescencia y mi juventud canté y escuché cantar ese coro, porque en ese tiempo se predicaba la segunda venida de Jesucristo.
 
Yo quiero decirte: ¡Es un mensaje de esperanza glorioso! ¿Lo crees? “..He aquí vengo pronto..” dice el Señor, aquel que dio su vida en la cruz del calvario. ¿Y sabés que? Me llamó la atención que al Apóstol Juan le dice: “..no selles las Palabras de este libro..”, y “este libro” es la Biblia; y la Biblia está para leerla, y Apocalipsis dice: “..Bienaventurado el que lee, y los que oyen las Palabras de esta profecía, y guardan las cosas en ella escritas; porque el tiempo está cerca..” (2). Hay que leer. Hoy muchos dicen que vivimos en una generación que no lee, pero vos tenés que leer tu Biblia, tenés que superarte en el Nombre de Jesucristo de Nazaret, a ver cuántos me dicen amén en esta mañana. “..las Palabras de este libro..”. En la actualidad hay muchos profetas y muchas profecías. Por un lado, están los profetas que te profetizan prosperidad, que vas a tener una 4x4, que serás millonario y próspero, con vueltas al mundo incluidas, que te va a llover oro y otras tantas profecías de hombres. Y por otro lado tenés los profetas “súper apocalípticos”, que son más apocalípticos que Dios mismo y que si habláramos de las profecías de esos profetas te van dar ganas de irte a colonizar la luna. Pero quiero ceñirme únicamente a las profecías bíblicas, “..las Palabras de este libro..”, la Palabra del Señor. Mi deseo es compartir únicamente LA PALABRA PROFETICA MAS SEGURA a la cual hacemos bien en estar atentos en esta mañana, como a una antorcha que alumbra en lugar oscuro. 
 

Un mensaje de alerta
Cuando preparaba este mensaje recordaba aquellas trompetas que Dios le dio a Moisés para movilizar al pueblo de Israel. Dos trompetas de plata que tenían diferentes toques. Había un toque para llamar a los príncipes, otro para llamar al pueblo a reunión, había un toque de fiesta y un toque era de alarma. Israel sabía muy bien que algún peligro acechaba y que había que prepararse para la batalla cuando el toque de trompeta era de alarma. El Apóstol Pablo dice: “..Si la trompeta diere sonido incierto ¿Quién se va a preparar para la batalla?..” (3) Y yo quiero “tocar trompeta” en esta mañana para que entiendas los peligros que corren los que no se consagran a Dios. Si no estás lleno del Espíritu Santo, si no te convertís a Dios de todo corazón, estás en peligro. 
Pero también quiero hablarte como un padre; como alguien que tiene un consejo para tu bien y tu bien es Jesucristo de Nazaret. “..No hay para mí bien fuera de ti..”, (4) dijo David. Tengo cuatro hijos y las edades de mis hijos representan a la mayoría de los que están acá. Por eso, quiero hablarte como un padre, como si le hablara a mis hijos en esta mañana, bien ceñido a la profecía bíblica y a las evidencias más claras de que estamos viviendo “Tiempos Proféticos”, tiempos del fin y en los cuales la segunda venida de nuestro Señor Jesucristo es inminente. 
 
 
Mirando atentamente las señales
Vamos al libro de Lucas capítulo 21:7 y 8: “..Y le preguntaron diciendo: maestro ¿Cuándo será esto y qué señal habrá cuando estas cosas estén por suceder? Entonces dijo: Mirad que no seáis engañados porque vendrán muchos en mi nombre diciendo Yo soy el Cristo y el tiempo está cerca, más no vayáis en pos de ellos..” Leemos verso 29 al 31: “..También les dijo una parábola: Mirad la higuera y todos los árboles cuando ya brotan, viéndolo sabéis vosotros mismos que el verano está cerca. Así también vosotros, cuando veáis que suceden estas cosas sabed que está cerca el Reino de Dios..” Y el verso 34 al 36: “..Mirad también por vosotros mismos que vuestros corazones no se carguen de glotonería y embriaguez y de los afanes de esta vida y venga de repente sobre vosotros aquel día, porque como un lazo vendrá sobre todos los que habitan sobre la faz de toda la tierra, velad pues en todo tiempo orando que seáis tenidos por dignos de escapar de todas estas cosas que vendrán y de estar de pie delante del Hijo del hombre..”
 
Los discípulos le preguntaron a Jesús ¿Cuándo va a ocurrir esto? ¿Cuándo va a ser el tiempo de tu segunda venida? Y el Señor Jesús no les dio fecha, ni hora, ni año, lo único que les dijo es, en otras palabras: “..Ustedes van a tener que MIRAR ATENTAMENTE algunas señales..” Quiero decirte que por la Palabra del Señor tenés luz para ver las cosas que están escritas y que han de ocurrir. Así como gracias a Dios te dio dos ojos el Señor, el Señor te dio luz para que con tus ojos espirituales disciernas, aprendas y entiendas, (Aún desde pequeño), los tiempos que estás viviendo. Toda mi infancia y adolescencia escuché a Yiye Ávila que tronaba con sus mensajes de la venida del Señor y sus palabras me hacían temblar, pero nunca me hicieron mal. Me llevaron a buscar a Dios, a consagrarme, a entender que la segunda venida de Jesucristo es una realidad inminente.
 
Y observá que el Señor Jesús les dice que miren tres cosas. En primer lugar: “..Miren que nadie los engañe porque vendrán muchos en mi nombre..” En segundo lugar: “..Miren a la higuera y a todos los árboles que cuando florecen es señal de que el verano está cerca..” Y en tercer lugar: “..Miren por vosotros mismos orando en todo tiempo para ser tenidos por dignos de escapar de aquellos días que vendrán y de estar de pie en la venida del Hijo del hombre..” Así que, tenés que mirar en varias direcciones en este tiempo, tenés que estar atento a algunas cosas que suceden a tu alrededor, que suceden en el mundo, que ves por la televisión, que ves por internet, que nadie los engañe. Miren la higuera y todos los árboles. La higuera representa al pueblo de Israel y todos los árboles representan a todas las naciones y luego: miren por vosotros mismos. Dice el verso 8: El entonces dijo: Mirad que no seáis engañados porque vendrán muchos en mi nombre diciendo: Yo soy el Cristo y el tiempo está cerca. Y el Señor enciende “un semáforo rojo” bien grande: “..no vayáis en pos de ellos..”.
 
No tenemos que ir atrás de cualquiera que venga en el nombre de Jesús, tenemos que seguir firmes y fieles al mensaje de la cruz, de la santidad, de la sangre de Jesus, y de seguir a Cristo cada día. El Apóstol Pablo le dice a Timoteo: “..Ten cuidado de ti mismo y de la doctrina; persiste en ello, pues haciendo esto, te salvarás a ti mismo y a los que te oyeren..” (5
 

La señal del engaño religioso: El universalismo y el ecumenismo
Preparando este pasaje recordé una doctrina que engaña a millones de personas, y esta doctrina de llama “universalismo”. Esta ideología enseña que todos los hombres van al cielo, aún los más malos, los criminales, los violadores, todos van al cielo. ¿Por qué? Porque pasan por un fuego purificador, por un purgatorio que los “purifica” por un lapso de tiempo y luego van al cielo. Eso no es bíblico. Yo quiero ratificar en esta mañana, que el único camino al cielo, el único camino al Padre es Jesucristo. ¡Jesús es el camino! ¡Jesús es la verdad!. El es la puerta, es la vida, es la luz, es el pan de vida. Pero muchos están engañados con esta doctrina falsa, que todos, no importa lo que hagan, heredan el reino de Dios. La Biblia dice: “..el que creyere y fuere bautizado, será salvo; más el que no creyere, será condenado..” (6) La Biblia enseña que hay un cielo y un infierno, una salvación y una condenación y que el único camino al Padre, el único mediador, el único nombre aceptado por Dios es el nombre sobre todo nombre, el nombre de nuestro Señor Jesucristo. No te dejes engañar por el universalismo.
 
Hay otra doctrina que en este tiempo está tomando muchísima fuerza, el ecumenismo. El ecumenismo enseña que todas las religiones se tienen que unir y ser una; que todos tienen parte de la verdad, que todos tienen algo de verdad, que al fin y al cabo cada religión tiene su contexto cultural, su verdad, y su propio “mediador”. Eso no dice la Biblia. La Biblia dice que: hay un solo Dios y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre. El Apóstol Pablo le dice a los Filipenses, que luego que Jesús murió y resucitó “..Por lo cual Dios también lo exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre, para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra; y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para Gloria de Dios Padre..” (7
 
Va a llegar aquel día en donde no solamente el cielo y los redimidos, sino aún los perdidos y hasta el diablo y sus demonios doblarán sus rodillas y confesarán que Jesucristo es el Señor. El diablo mismo y todo el infierno tendrá que doblar sus rodillas ante el nombre sobre todo nombre de nuestro Señor Jesucristo. No te dejes engañar, el ecumenismo es un espíritu religioso, y en este momento movilizado y poderoso. Muchos lo van a abrazar, lo van a defender, lo van a amar, y lo van a predicar. No nos dejemos engañar, no nos dejemos mover de la sana doctrina que nos han enseñado. Recordemos a Jesús diciendo: “..No vayáis en pos de ellos..” ¡Hay un solo nombre! El nombre de Jesucristo de Nazaret.
 
Entonces, cabe la pregunta: ¿Por qué pasa esto? ¿Por qué hay tantas falsas doctrinas? ¿Por qué hay tanto engaño? Porque se tiene que cumplir la profecía: “…Por cuanto no recibieron el amor de la verdad para ser salvos, por esto Dios les envía un poder engañoso para que crean la mentira…” (8) Ahí afuera vas a encontrar mucha gente con fe que te va a decir: yo creo en Dios, pero vos tenés que hablarles de Cristo porque el camino a Dios es Jesucristo. Yo creo en Dios y creen la mentira, creen cosas que no están de acuerdo a la palabra de Dios y la Biblia se cumple, la profecía se cumple. Dice: no creyeron al amor de la verdad, viene un espíritu engañoso para que crean la mentira. 
 

Las señales en Israel
Dice Lucas 21:29: “..También les dijo una parábola: mirad la higuera y todos los árboles..” Les dije que la higuera representa al pueblo de Israel, que hoy en día es noticia en todos los canales de televisión. Todos los días de que pasan cosas en Israel. Y quizás pienses: “..¿Qué tiene que ver Israel con todo esto?..” Israel es el pueblo elegido. Dios le dijo a Israel en el desierto al pie del monte Sinaí: “..Yo soy Jehová tu Dios que te saqué de la tierra de Egipto, de casa de servidumbre..” (9). Pero me vas a decir, Israel no creyó en el Señor Jesucristo, fue desechado. El Apóstol Pablo dice que no fue desechado sino endurecido en parte, y que “..si su transgresión es la riqueza del mundo, y su defección la riqueza de los gentiles, ¿cuánto más su plena restauración..” (10). Mas adelante, y también hablando de Israel dice: “..Porque irrevocables son los dones y el llamamiento de Dios..” (11). Israel es el pueblo de Dios, de en medio de su pueblo (según la carne) vino Cristo, y Dios tiene un propósito de salvación y restauración con Israel. Y aunque no voy a entrar en ello, la cuestión es que tenemos que bendecirlos, orar por ellos, y “mirar” a Israel como una de las señales de los últimos tiempos.
 
El 14 de Mayo del año 1948, después de estar veinte siglos en la diáspora, esparcido y sin tierra, Israel volvió a ser nación. Y ahí se cumple la palabra de Ezequiel 11:17 que dice: “..Di por tanto así ha dicho Jehová el Señor: yo os recogeré de los pueblos y os congregaré de las tierras en las cuales estáis esparcidos y os daré la tierra de Israel..”
 
El 10 de Junio de 1967 se cumplió otra profecía tremenda para Israel. En ese momento hubo una guerra en medio oriente, que se llamó “La guerra de los seis días”. Israel ganó milagrosamente ese conflicto armado contra enemigos superiores y recuperó toda la ciudad de Jerusalén ¿Para qué? Para que se cumpla la profecía que vino en boca del Señor Jesús. Lucas 21:24 dice: “..Y caerán a filo de espada y serán llevados cautivos a todas las naciones y Jerusalén será hollada por los gentiles hasta que los tiempos de los gentiles se cumplan….” ¡Se termina el tiempo de los gentiles! ¡Cristo viene! ¡Se cumplió la profecía de que Jerusalén nuevamente estaría en mano del pueblo escogido de Dios!
 
Pero ahora, está a punto de cumplirse otra profecía: La reconstrucción del templo de Salomón. Los tiempos que corren y las noticias nos muestran que Israel está a punto de reconstruir el templo de Salomón por tercera vez. Tienen los planos, los materiales, los utensilios para el culto, todo está preparado. Y esto va a pasar dentro de muy poco tiempo. Pero ¿Qué profecía se cumple con la reconstrucción del templo? Oseas 3:4 y 5 que dice: “…Porque muchos días estarán los hijos de Israel sin rey, sin príncipe, sin sacrificios, sin estatua, sin efod, sin terafines, después volverán los hijos de Israel y buscarán a Jehová su Dios y a David su rey y temerán a Jehová y a su bondad en el fin de los tiempos…”
 
Israel es noticia todos los días. Le llueven cohetes. Sus operaciones militares en Gaza. Su rivalidad con Irán. Su búsqueda de un acuerdo de paz con todos sus vecinos. No voy a entrar en ese tema, pero ese acuerdo de paz lo va a ratificar un personaje mundial que la Biblia llama “el anticristo” y engañará a Israel haciéndose pasar por su “mesías” por el hecho de no haber creído en el Señor Jesús. Está en marcha el cumplimiento de la profecía, porque todo lo que ocurre a diario, está escrito. En todos lados, los gobernantes hablan de paz y seguridad para Israel y medio oriente. Estamos pisando el terreno profético de un futuro tratado de paz: “..Y por otra semana confirmará el pacto con muchos por siete años..” (12) En no mucho tiempo se firmará un tratado de “paz y seguridad” pero lamentablemente, este tratado va a resultar mal porque así también está escrito en la Biblia. Pero quiero decirte algo; Este mensaje no lo veas desde el punto de vista que el diablo le está ganando a Dios, o que las cosas están fuera de control. No ¡Dios tiene todo bajo control! Y todo esto es parte del plan de salvación de Dios ¿Para qué? Para destruir de una vez y para siempre al mal, al pecado, al diablo y para instaurar por los siglos de los siglos, el reino eterno de nuestro Señor Jesucristo. ¡Todo este plan de salvación se está cumpliendo! 
 

Las señales en las Naciones
Dejamos a Israel y hablamos de las naciones. En el evangelio de Mateo 24 el Señor dice: “..Y oiréis de guerras y rumores de guerras; mirad que no os turbéis, porque es necesario que todo esto acontezca; pero aún no es el fin. Porque se levantará nación contra nación y reino contra reino; y habrá pestes y hambres y terremotos en diferentes lugares. Y todo esto será principio de dolores..” (13) Todos los días vemos en las noticias cumplirse esta profecía sobre las naciones.
 
Cuando era niño era un tremendo lector. Tenía la edad de ustedes y leí muchísimos libros y leyendo descubrí a los “tsunamis”, digo ¿Qué es un tsunami? En ese tiempo no eran famosos los tsunami. Y me puse a leer y también vi fotos de las playas de Japón en donde hay carteles de advertencia que dicen “Tsunami”. Ya están avisados los japoneses que esas playas son peligrosas, que en cualquier momento vienen la olas gigantes, provocadas por movimientos telúricos. Cuando yo era chico esto no era algo tan global, este miedo a los tsunamis, al mar, a las olas gigantes como ha pasado en tantos lugares. Ahora, con la tecnología de video e internet tienen fama mundial. El miedo al tsunami es global. Todos sabemos qué es un tsunami. Incluso, cuando yo tenía tu edad, se predicaba que el “..bramido del mar y las olas..” significaba el “movimiento de los pueblos, de las masas, las revoluciones, las sediciones, etc”, porque no se veía lo que hoy. 
 
En la actualidad, nosotros sabemos que el “..bramido del mar y las olas..” es literal. Ahora, todo el mundo está en alerta de tsunami, de la furia el mar. Porque está también está escrito: “..Entonces habrá señales en el sol, en la luna y en las estrellas y en la tierra angustia de las gentes confundidas a causa del bramido del mar y de las olas..” Esto lo dijo Jesús hace dos mil años: “..Desfalleciendo los hombres por el temor y la expectación de las cosas que sobrevendrán en la tierra, porque las potencias de los cielos serán conmovidas. Entonces verán al Hijo del Hombre que vendrá en una nube con poder y gloria..” (14)
 
Hace dos mil años Jesucristo profetizó lo que nosotros vemos hoy todos los días por TV. Yo entiendo que no te quedan muchas ganas de decir amén en esta mañana, pero sé que este mensaje te hace bien. El evangelista Lucas pone en boca de Jesús estas tremendas palabras: “..desfalleciendo los hombres por el temor..” Estamos en la casa de Dios, el Espíritu Santo es real en esta mañana, el que nos libra de todo temor. Dijo David: “..Busqué a Jehová, y el me oyó, Y me libró de todos mis temores..” (15). No estamos exentos del temor, pero tenemos a la persona del Espíritu Santo que nos consuela, nos fortalece, nos bendice, nos habla, nos da fe. Hoy en día, mucha gente está “desfalleciendo” de temor por las cosas que ven y escuchan, pero el Señor todavía tiene una palabra para su Iglesia. Que el Señor nos de la gracia para predicar a Cristo más que nunca como lo hemos escuchado en este Congreso. 
 

Las señales en la sociedad
Vemos que estos son tiempos como Sodoma y Gomorra. Hace un tiempo vi una noticia de una actriz argentina, a la que todos conocemos por su estilo de vida promiscuo. (Y creo que pasó todos los límites con su transgresión), cuando en una obra de teatro, interpretando a una lesbiana, se besó con su propia hija (Que también es actriz), en una escena de “amor” homosexual. ¿Será esto llegar al colmo de la transgresión? Esto me hizo acordar a la profecía de Daniel: “..Cuando los transgresores lleguen al colmo..” (16). Dios me permitió en esos días, encontrar una cita bíblica que da mucha luz sobre este asunto, porque ante estos excesos uno queda pensando: ¿En qué tiempo estamos viviendo? Y encontré un versículo en el libro de Isaías que refleja justamente estos tiempos, que dice: “..La apariencia de sus rostros testifica contra ellos; porque como Sodoma publican su pecado, no lo disimulan, ¡Ay del alma de ellos!, porque amontonaron mal para sí..” (17)
 
Hoy vivimos un tiempo donde se publica el pecado. En otros tiempos el pecado se escondía, se disimulaba, se condenaba, se lo denunciaba; Pero en la actualidad, al pecado se lo aplaude, se lo festeja, se lo publica, se lo respeta, y hasta se lo legaliza. ¡Que época vivimos! Una época en donde a lo bueno se le dice malo, y a lo malo bueno. Esta sociedad “..Como Sodoma publican su pecado..”, pero nosotros estamos determinados a publicar los milagros y la salvación de Jesucristo. Hay un versículo en los Salmos que dice: “..Del poder de tus hechos estupendos hablarán los hombres, y yo publicaré tu grandeza..” (18) La Iglesia de Jesucristo está para publicar en todos los medios, la obra de salvación y la grandeza nuestro Señor Jesucristo. Vivimos en una época como en los días de Lot, como los días de Sodoma y Gomorra. Y esto es una señal de las naciones. 
 

La señal del aumento de la ciencia
Otra señal que la Biblia habla de los tiempos que vivimos es el aumento de la ciencia. Escucha esta estadística. Desde que vino Cristo recién se duplicó el conocimiento de la ciencia en el año 1750. Pasaron casi dieciocho siglos para que el conocimiento humano se duplique. A partir de allí, el conocimiento humano se volvió a duplicar en el año 1900. Ya en el siglo XX todo se aceleró. En el año 1950 se duplicó el conocimiento humano otra vez. Y a partir de los años 1990 el conocimiento humano se duplicó cada cinco años. 
 
Hoy, en el año 2014 se cree que el conocimiento de la ciencia se duplica cada dieciocho meses. ¡Una aceleración alucinante! Y ¿Sabés que dicen los expertos? que en el año 2030, la tecnología ya estará introducida en el cuerpo humano y que los seres humanos serán “mitad biológicos y mitad no biológicos” a causa de los implantes de microchips en las personas. ¿Qué es lo que se cumple? ¿Cuál es la profecía que se cumple con todo esto que vemos? “..Pero tu Daniel, cierra las palabras y sella el libro hasta el tiempo del fin, muchos correrán de aquí para allá y la ciencia aumentará..” (19)
 

La señal de la predicación del evangelio
Todo lo que vos ves cada día está escrito en la Biblia, la palabra del Señor. Pero una de las grandes señales de los tiempos del fin es la predicación del evangelio. Y esto vos lo podes ver en la cantidad de idiomas en los cuales se está publicando la Biblia. Sabes que en el año 1500 la Biblia había sido publicada solamente a 14 idiomas. En el año 1800 la Biblia fue traducida a 72 idiomas. En el año 1937 la Biblia fue traducida a 1000 idiomas. En 1970 la Biblia llegó a traducirse a 1500 idiomas de toda raza, pueblo y nación. En este año 2014 la estadística dice que la Biblia ha sido traducida a 2018 idiomas. ¿Cuál es la profecía que se cumple con esta predicación del evangelio a nivel global? El evangelio de Mateo dice: “..Y será predicado el evangelio del reino en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin..” (20) Así que, tenemos que seguir predicando el evangelio de Jesucristo. Bendito sea su nombre para siempre. 
 

La señal del nuevo orden mundial
Si miramos a las naciones tenemos que ver, escuchar y prestar atención que todos los gobiernos hablan de un “nuevo orden mundial”. Un nuevo orden de cosas en el mundo. Y este nuevo orden mundial va a estar compuesto de un solo gobierno, un solo presidente, una sola religión y una sola moneda, que ya no serán los billetes, sino que será una moneda electrónica operada por un microchip con tecnología RFID (Identificación por radiofrecuencia), implantado en las personas. Esto es lo que tiene pensado el nuevo orden mundial. Un gobierno, un presidente, una economía, una religión. ¿Cuál es la profecía que se cumple con todo esto que vemos todos los días por la televisión? “..Y los diez cuernos que has visto son diez reyes; estos tienen un mismo propósito y entregarán su poder y su autoridad a la bestia..” (21
 
La Biblia habla de la bestia como del anticristo, de un personaje mundial, tenebroso. Lo que la Biblia llama “marca”, refiere a un microchip en la mano derecha o en la frente. Apocalipsis dice: “..Y hacía que a todos, pequeños y grandes, ricos y pobres, libres y esclavos, se les pusiese una marca en la mano derecha o en la frente y que ninguno pudiese comprar ni vender, sino el que tuviese la marca o el nombre de la bestia o el número de su nombre..” (22) Todo este sistema está en marcha, y siendo preparado para su momento profético, pero nuestra esperanza es el rapto. ¡Cristo viene pronto! ¿Cuántos se van con Cristo? ¡Es un mensaje de esperanza! He aquí yo vengo pronto y mi galardón conmigo, te dice el Señor. 
 

La señal de la marca de la bestia
Quiero ser fiel al Señor en esta mañana. Preparando este mensaje, me puse a investigar sobre el microchip subcutáneo que está diseñado para que se pueda implantar en el cuerpo humano, que es tan pequeño que pasa por una aguja hipodérmica. Y cuando tuve la inquietud de saber quién era el creador de ese terrorífico microchip me llevé una sorpresa mayúscula. La tecnología de microchips hace muchos años que existe; De otra manera,  no tendríamos celulares, o notebook, o computadoras, o tantas cosas en las que se utilizan microchips. Pero me puse a investigar sobre el creador de este microchip que se supone que el nuevo orden mundial va a utilizar para implantar a la raza humana, me llevé la sorpresa que el hombre se convirtió al evangelio.
 
Este hombre se llama Carl Sanders, y es Ingeniero Electrónico. Y te voy a leer su impresionante historia que tenés que conocer en esta mañana. “..El Dr. Sanders es Ingeniero en electrónica desde 1968 y conoce los microchips desde su comienzo porque él formó parte de un comité para ayudar a desarrollar un microchip para una operación de bypass en la espina dorsal de una señora. En la actualidad el microchip creado por él es tan pequeño que puede pasar por dentro de una aguja hipodérmica. El Dr. Sanders encabezó un grupo de los cien mejores científicos del mundo, en un estudio que costó un millón y medio de dólares. Este estudio fue para determinar el lugar idóneo en el cuerpo humano donde el microchip pudiera captar al máximo los cambios de temperatura. Esto era necesario porque el microchip contiene una batería de litio recargable con los cambios de temperatura humana. El estudio determinó que el sitio mejor era en la frente justo por debajo el pelo (Como dice la Biblia), y en la parte de atrás de la mano derecha (También como lo dice la Biblia). Sanders creó un microchip de un tamaño inferior a la cuarta parte de un grano de arroz, capaz de facilitar doscientos cincuenta mil componentes de información registrada, que facilita datos sobre la salud, huellas dactilares, identificación para el gobierno, además de procesar todas las transacciones financieras…”
 
Y te cuento la parte más emocionante de su historia: “..Tiempo después de su invención, el Dr. Sanders se convirtió al evangelio, y se le invitó a ver el Apocalipsis. Allí se informó sobre la profecía de la marca de la bestia del anticristo; situada en la frente o en la mano derecha. El Dr. Sanders estuvo llorando durante cuatro días después de leer Apocalipsis 13. También supo que los que estuvieran marcados con la marca de la bestia tendrían ulceras malignas y perniciosas, como lo dice Apocalipsis 16. Él sabía que el litio, (que es el líquido de la batería del microchip) es radioactivo y tiene el poder de causar graves ulceras en cualquiera que tuviese la marca, si llegara a derramarse (así como lo dice Apocalipsis). Su conversión le hizo vender su casa y comenzar su ministerio predicando la palabra de Dios. Él pensaba que entonces estaba haciendo lo que Dios quería, pero repentinamente se enteró que sufría un cáncer terminal. Un día se le dijo que no le quedaban más que cuatro meses de vida y que quizás no podría resistir la operación de urgencia que le iban a hacer al día siguiente. Esa noche, su esposa cantó unos coros y eso le trajo paz. Al día siguiente, en la operación quirúrgica encontraron que el cáncer estaba encapsulado dentro de un gran tumor y se lo quitaron con éxito. Entonces, fue cuando ambos, su esposa y él, se dieron cuenta de que deberían venderlo todo y emplear sus vidas enteramente alertando a los cristianos acerca de la marca de la bestia. El Dr. Sanders cree que él debe hacer “sonar la trompeta” o la sangre de muchos va a caer sobre él. Y si la gente no le hace caso, su sangre caerá sobre ellos. El Dr. Sanders ahora piensa que cuando San Juan recibió en Patmos las visiones que describe en el Apocalipsis en realidad lo que vio Juan (dice el Dr. Sanders) fue una aguja hipodérmica que se estaba utilizando para inyectar la marca de la bestia en la mano derecha o en la frente. Él aclara que la palabra griega “marca” es un arañazo o raspadura resultante de una punta punzante. La tecnología del microchip se sitúa ahora como para cumplir la profecía Bíblica en cuanto el anticristo haga su aparición. El Dr. Sanders anuncia también que hay en Bélgica catorce enormes computadoras que siguen la pista de todas las transacciones en la tierra de más de cien dólares. El Dr. Sanders ha participado en diecisiete encuentros para un solo gobierno mundial y sabe que este método está listo para imponérselo a toda la humanidad..”
 
¿Te das cuenta los tiempos que vivimos? Los tiempos de la segunda venida de nuestro Señor Jesucristo. El mismo creador del microchip se convirtió al evangelio. ¡Que gracia de Dios! Ahora, el doctor Sanders predica a la gente sobre la marca de la bestia, la marca del anticristo, así como lo dice tu Biblia y mi Biblia. Vivimos en los tiempos del fin. Las profecías se están cumpliendo. 
 
 
La señal de la apostasía
Voy terminando este mensaje. “..Mirad también por vosotros mismos, que vuestros corazones no se carguen de glotonería y embriaguez y de los afanes de esta vida y venga de repente sobre vosotros aquel día..”  (23). Ese día no tiene que venir de repente sobre vos, Tenemos que estar preparados para ese día. Tenemos que estar llenos del Espíritu Santo esperando ese día. Tenemos que caminar en santidad y consagración esperando ese día. No somos llamados a que ese día nos caiga de repente como un lazo, como lo hará sobre muchos moradores de la tierra. Lo dice la palabra del Señor. “..Velad pues en todo tiempo orando que seáis tenidos por dignos de escapar de todas estas cosas que vendrán y de estar en pie delante del Hijo del Hombre..” (24).
 
Muchas veces leí este versículo, y cuando Jesús dice: “..que seáis tenidos por dignos de escapar..” A simple vista pareciera que se contrapone un poco con la gracia. La Biblia nos enseña que somos salvos por gracia, que no hay mérito alguno que podamos tener para alcanzar esta salvación tan grande. Somos salvos por la fe y esto no es de nosotros, es un don de Dios. Fuimos alcanzados por la gracia de Dios. Somos salvos por la sangre de Jesucristo, por la gracia de Dios. Pero el Apóstol Juan dice: “..Pues la ley por medio de Moisés fue dada, pero la gracia y la verdad vinieron por medio de Jesucristo..” (25) ¿Qué quiero decir con esto? Que la verdad de Jesucristo clama a toda voz: “..Si están en mi gracia. ¡Oren en todo tiempo! ¡Esten velando en todo tiempo!, así estarán en pie espiritualmente y serán tenidos por dignos de escapar de las cosas terribles que vienen..”
 
Y esto es mirar por nosotros mismos. Orar en todo tiempo, arreglar cuentas con Dios y con mis hermanos, buscar a Dios de todo corazón. Y yo quiero hablar algo más de “mirar por nosotros mismos” Hay una apostasía generalizada en todos lados. Porque la apostasía es una señal también del último tiempo. “..Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios..” (26) Todo aquello que te aleje de la Iglesia es espíritu de engaño. Todo aquello que te incite a dejar la cruz de Cristo, a apartarte de la santidad, es espíritu de engaño, es mentira.
 
Tengo un contacto en una red social, que la verdad que las cosas que escribió últimamente me llamaron muchísimo la atención. Y que me dieron una muestra de lo que es apostatar de la fe. Una persona joven, que aparentemente “sigue” al Señor. Escribió algo que dice: “..Definitivamente no vuelvo a entrar en ninguna Iglesia. No vuelvo a involucrarme con personas que profesan la fe y no tienen idea de lo que es el amor de Dios y usan como escudo la Biblia para pelear. Yo no señores. Yo no soy hipócrita. Aclaro, esto no significa que deje de creer en un Dios supremo y maravilloso que nos creó. Tampoco significa que ya porque no estoy bajo cobertura de una Iglesia esto quiere decir que sea una mujer que está tirada en la perdición..” Así que ella sigue siendo cristiana pero fuera del cuerpo de Cristo. Eso es mentira. La Biblia no enseña eso, es apostasía, es espíritu de engaño. Así piensa un apóstata, un enemigo de la cruz de Cristo.
 
Escuchá lo que piensa de la homosexualidad: “..Cuando pienso en la palabra homosexual automáticamente me viene a la mente “identidad”. Pues realmente saben perfectamente quiénes son y no aparentan nada ante ninguna sociedad, persona o institución. Por muchos años escuché en las Iglesias que Dios aborrece a los homosexuales y aunque casi toda mi vida he sido cristiana jamás estuve de acuerdo con esa idea. A mi parecer es muy cruel, muy racista y con mucha falta de amor, más bien eso viene de personas homofóbicas, incapaces de aceptar que todos somos diferentes y que se aferran a querer hacernos iguales a ellos queriendo tomar siempre el control de nuestras vidas..” ¿Qué te parece? Así piensa alguien que se está apartando del Señor.
 
Y una más te digo: “..Si tu religión me dice cómo debo vestir, con quién tengo que casarme, qué fiestas debo celebrar, que las mujeres tienen que estar sometidas, que los que no crean en tu Dios irán al infierno. Lo siento. No me pidas que las respete porque tu religión no respeta a las personas. Yo soy una persona y mis derechos están primero..” No sé si alguna vez tuviste la tentación de pensar así, pero mejor es que volvamos a la cruz, a las sendas antiguas, es que volvamos a Cristo. No aceptes en tu vida tal espíritu de engaño. 
 

La señal de la mujer de Lot
Para terminar, quiero hacer una breve referencia a una mujer de la cual Jesús nos dijo que teníamos que acordarnos pensando en aquellos días, la mujer de Lot. Vamos a leer Lucas 17:26 “…Como fue en los días de Noé, así también será en los días del Hijo del Hombre. Comían, bebían, se casaban y se daban en casamiento hasta el día en que entró Noé en el arca y vino el diluvio y los destruyó a todos. Así mismo, como sucedió en los días de Lot, comían, bebían, compraban, vendían, plantaban, edificaban; más el día en que Lot salió de Sodoma, llovió del cielo fuego y azufre y los destruyó a todos. Así será el día en que el Hijo del Hombre se manifieste. En aquel día el que esté en la azotea y sus bienes en casa no descienda a tomarlos y el que en el campo así mismo, no vuelva atrás. Acordaos de la mujer de Lot. Todo el que procure salvar su vida la perderá y todo el que la pierda se salvará..”
 
Acordarme de la mujer de Lot, significa hacer memoria de una mujer que estuvo en una sociedad tan depravada como la de Sodoma y Gomorra, que fue alcanzada por el juicio de Dios. Acordarme de la mujer de Lot, significa recordar a una persona que tuvo una gran oportunidad de salvación, que tuvo la bendición de tener un intercesor que fue Abraham, que oró de tal manera por ella, que logró mover el cielo en su favor. Y gracias a esa intercesión, esta mujer (Junto con su familia) tuvo una oportunidad gloriosa de salvación. Es acordarme de una mujer que tuvo visita de ángeles en su casa; que el cielo mismo se le abrió un día antes del juicio de Dios. Dice la Biblia que Lot y su familia “hicieron banquete” a esos ángeles. El cielo mismo se abrió para ella, mensajeros celestiales se hospedaron en su casa y le dieron una palabra: ¿Qué le dijeron los ángeles a Lot y a toda su familia? “..Escapa por tu vida; no mires tras ti, ni pares en toda esta llanura..” (27). 
 
A mí se me ocurre pensar que no tomó muy en serio el mensaje sobre la inminencia del juicio que se avecinaba. Y yo pensaba un poco en este tema del juicio de Dios; dice que cuando venga el Espíritu Santo los “..convencerá al mundo de pecado, de justicia y de juicio..” (28) El Espíritu Santo hace esa obra con nosotros. Y si pensamos en los juicios de Dios, vamos a caer en la cuenta que el Señor habla en serio. Cuando Él habla de perdón y de salvación, cuando el Señor y su palabra hablan de gracia, hablan en serio; Pero también, cuando el Señor habla de juicio, habla en serio. Si vamos a los números fríos, de toda la generación de Noé se salvaron solamente ocho personas; de la generación de Sodoma y Gomorra se salvaron solamente tres personas, y en Mateo 24, (Con mucha seriedad) nuestro Señor estrecha mucho más la puerta hablando de los tiempos del fin: “..Y si aquellos días no fuesen acortados, NADIE SERIA SALVO; mas por causa de los escogidos, aquellos días serán acortados..” (29).
 
Está a punto de cumplirse una de las profecías más grandes de la Biblia. Y esta profecía vino por boca de nuestro Señor Jesucristo y dice así: “..Os digo que en aquella noche estarán dos en una cama; el uno será tomado, y el otro será dejado. Dos mujeres estarán moliendo juntas; la una será tomada, y la otra será dejada. Dos estarán en el campo; el uno será tomado y el otro será dejado..” (30) Esta es una de las más grandes profecías que está por cumplirse en los días que vivimos. La segunda venida de nuestro Señor Jesucristo ¿Y qué es lo que va a hacer la diferencia entre el que será tomado y el que será dejado? ¿Entre la que será tomada y la dejada? ¿Qué es lo que va a hacer la diferencia? CRISTO EN TU VIDA. La diferencia la hará el ESPIRITU SANTO en tu vida. ¿Qué hará la diferencia en aquel gran día? UNA VIDA DE CONSAGRACION Y SANTIDAD. “..porque escrito está: Sed santos porque yo soy santo..” (31) y sin santidad “..nadie verá al Señor..” (32)
 
Te animo en esta mañana a creer que hay alguien que quiere ayudarte y es el Espíritu de Dios. Quiere ayudarte a que estés entre los pocos, los escogidos, los redimidos, aquellos que volverán con gozo y alegría. Entre aquellos que caminarán el “..Camino de Santidad..”. Como dice el profeta: “..no pasará inmundo por El, sino que él mismo estará con ellos; el que anduviere en ese camino, por torpe que sea, no se extraviará..” (33). Si nos miramos a nosotros mismos, no queda otra opción que reconocer nuestra torpeza, nuestra ignorancia, nuestra tremenda necesidad, pero el camino que tenemos que caminar es el camino que nos muestra la palabra. Jesucristo.
 

Oración final
Yo te invito a orar. Y ser agradecidos porque estamos en su casa, entre los escogidos. ¡Clamá a Dios por el poder del Espíritu Santo, por la gracia de Jesucristo!. Esa gracia que perdona, que limpia, que salva, que enseña, que te capacita. ¡La gracia de Cristo! ¡Bendito sea el nombre de Jesús! Orá al Señor y decíle: “..¡Heme aquí, Señor! Entre los que te siguen, los que se esfuerzan, los que se santifican, ¡Heme aquí, aquí estoy Señor!..” Hacé escuchar tu voz en la presencia de Dios. Acercáte confiadamente al trono de la gracia. Tomá la decisión en esta mañana de caminar ese camino. De seguir a Cristo cada día de tu vida, de consagrarte, de santificarte, de llenarte del aceite del Espíritu Santo. ¡Tomá ahora la decisión! Porque el Señor te dice: “..Escapa por tu vida, no pares, no mires atrás..”
 
“..Padre, en el nombre de Jesucristo de Nazaret, te doy gracias porque compartí la palabra que tú me diste. Ruego por toda esta preciosa juventud. Por todos estos chicos, que pueden ser mis hijos. Oro por ellos Padre. El Espíritu de la profecía está aquí, el Espíritu Santo de Dios. Gracias por tu palabra. Gracias por esta antorcha que alumbra en lugar oscuro. Gracias porque tú vienes pronto Señor, gracias porque este mensaje nos anima, nos esperanza. Es un mensaje de vida eterna. Un mensaje de salvación Señor. Te bendecimos Señor. Te adoramos Señor. Te glorificamos Señor. Oro una vez más por todos estos jóvenes. Por mis consiervos pastores Señor. Por toda esta región, que tú los bendigas y en ellos y sus congregaciones se cumpla esta profecía también: “..derramaré de mi Espíritu sobre toda carne, y profetizarán vuestros hijos y vuestras hijas, vuestros ancianos soñarán sueños, y vuestros jóvenes verán visiones. Y también sobre los siervos y sobre las siervas derramaré mi Espíritu en aquellos días..” Señor derrama de tu Espíritu en esta mañana. En el nombre de Jesucristo de Nazaret. Amén..”

Daniel García 

Referencias bíblicas: (1) Daniel 12:4. (2) Apocalipsis 1:3. (3) 1º Corintios 14:8. (4) Salmo 16:2. (5) 1º Timoteo 4:16. (6) Marcos 16:16. (7) Filipenses 2:9 al 11. (8) 2º Tesalonicenses 2: 7 al 12. (9) Exodo 20:2. (10) Romanos 11:12. (11) Romanos 11:29. (12) Daniel 9:27. (13) Mateo 24:6 al 8. (14) Lucas 21:25 y 26. (15) Salmo 34:4. (16) Daniel 8:23. (17) Isaías 3:9. (18) Salmo 145:6. (19) Daniel 12:4. (20) Mateo 24:14. (21) Apocalipsis 17:13. (22) Apocalipsis 13:16 y 17. (23) Lucas 21:34. (24) Lucas 21:36. (25) Juan 1:17. (26) 1º Timoteo 4:1. (27) Génesis 19:17. (28) Juan 16:8. (29) Mateo 24:22. (30) Lucas 17: 34 al 36. (31) 1º Pedro 1:16. (32) Hebreos 12:14. (33) Isaías 35:8.