Recomendados

 
 
 

Radios

 

Hace un tiempo estuve leyendo sobre la historia de la "Biblia de Gutenberg" El primer libro que se imprimió allá por el año 1455 luego de la invención de la imprenta, invento que inauguró una nueva era en la historia del mundo.

 
La Biblia del alemán Gutenberg fue el primer libro de la historia tal como hoy los conocemos. En la actualidad sobreviven al paso del tiempo algo más de cuarenta ejemplares que se han convertido en valiosísimas piezas de museo. Hace unos años, un Banco japonés compró una de esas Biblias en la módica suma de cuatro millones de dólares. ¡Cuatro millones!
Esta historia y esta anécdota me llevó a pensar en el valor de nuestras Biblias, mas allá de su valor de mercado en cualquier librería cristiana. ¿Lo pensaste alguna vez? 
 
Yo personalmente, llegue a la conclusión que el valor de mi Biblia es impagable. Vale la vida y la sangre de muchos de sus escritores. Vale el esfuerzo de quienes la defendieron y cuidaron en tiempos de oscuridad y persecución en todas la épocas. Vale el sacrificio, la vida y la sangre de nuestro Señor Jesucristo. Vale el altísimo precio de la libertad y la verdad. Vale el inmenso e inmerecido amor de Dios por cada uno de nosotros. Vale una vida de calidad y de victoria por obedecerla. Vale una eternidad de salvación a los que creen a su palabra. 
¿Se puede pagar todo eso? Imposible.
 
David amaba la palabra. En el Salmo 119 exclamó: "..¡Oh, cuánto amo yo tu ley! Todo el día es ella mi meditación.." No quiero ser un hipócrita. Honestamente, le pido perdón al Señor por no amar, leer y valorar mi Biblia como debiera. ¿Y vos? ¿Estas leyendo tu Biblia? ¿La amás y valorás como debieras?
 
Daniel García (M.C y M Banfield)