Recomendados

 
 
 

Radios

 

"..Porque yo reconozco mis rebeliones, Y mi pecado está siempre delante de mí.." (Salmos 51:3)
Siempre me llamó la atención que en el tratamiento con las adicciones, cualquiera que sea, alcoholismo, tabaquismo, drogadicción, juegos de azar, etc. Lo que dicen es que el primer paso para poder ser libres, es que la persona reconozca que tiene un problema, que es adicto, que tiene un vicio, que tiene una atadura. Pero si no reconoce su problema, nadie puede hacer nada.
 
Así es en lo espiritual también, por eso, la primera bienaventuranza del sermón del monte, es para los pobres en espíritu, o aquellos que "reconocen" su necesidad espiritual. Cuando hay ese reconocimiento, El Señor puede empezar a obrar en las vidas. Hay muchas vidas y familias, que por años siguen iguales, sin cambios, sin transformación. Yo reconozco que necesito que él siga obrando en mi vida.
 
"..Estando persuadido de esto, que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo.." Filipenses 1:6